pexels-photo-265216

Entrevista dedicada a EcoRegió de Juliette Pares del FRICIVAM Occitanie

Juliette Pares es una agrónoma francesa. Se graduó en 2004 en Montpellier a SupAgro. Tiene una vasta experiencia en el trabajo asociativo, dentro de diversas asociaciones francesas. Desde hace 8 años dirige FRCIVAM Occitanie, encargándose de desarrollo rural y agrícola. Con los años se ha especializado en emprendedoría e innovación social. Habiendo estudiado las estrategias de las empresas soviales/solidarias para combinar su vocación con la rentabilidad económica, se ha acercado al mundo de las incubadoras, start-ups, investigación… Ha participado en el programa EYE en España y ahora trabaja en proyectos de cooperación transfronteriza entre Francia y España. Colabora con el EES aconsejando y formando en estrategia para las estructuras.

¿Quién es Oriol Costa?

Es director de DynamisLab SL, Living Lab de Cataluña que se dedica al desarrollo de proyectos sostenibles vinculados a la agricultura y la alimentación ecológicas.

Su primer trabajo fue profesor de yoga, luego estudió derecho. Trabajó para varias administraciones públicas y se inició hace 18 años en el trabajo con ONG y consultoría medioambiental (impulsó la delegación de Girona). Allí, fue gestor de proyectos enfocados a la sostenibilidad, trabajando con equipos multidisciplinares incluyendo geógrafos, geólogos, ingenieros, informáticos, economistas. Su trayectoria profesional está enfocada a las políticas públicas aplicadas al ámbito de la sostenibilidad. Ha vivido toda su vida en Girona.

Oriol fundó DynamisLab SL hace 13 años. Teniendo muchas colaboraciones, 100 administraciones y 5 universidades, pero sin estar atado a ninguna entidad, afirma “somos bastante independientes”. Hubo hasta 35 empleados, aun así, “es mucha responsabilidad”. Habitualmente hay hasta 6 profesionales asociados por proyecto, desde especialistas del crecimiento personal a otros más orientados al desarrollo ambiental y social. DynamisLab tiene más de 1M€ invertidos en el desarrollo de varios proyectos de innovación: educación ambiental en espacios naturales, alimentación ecológica en comedores escolares, cohesión del sector de la agricultura ecológica  con el desarrollo de herramientas Internet…

Desde Dynamislab, Oriol fundó EcoRegió SL y se convirtió en su Director. Su objeto social es crear una comunidad económica de ciudadanos que invierten en agricultura ecológica (certificada).

 

¿Cómo nació EcoRegió SL?

Oriol nos cuenta “El mercado ecológico está creciendo mucho y está pasando lo que queremos evitar, empresas del sector que tienen una necesidad de capital se están vendiendo a grandes compañías”. El reto de la agricultura ecológica ya no es saber si es posible producir en ecológico o abastecer los comedores escolares con estos productos. Ya lo hemos demostrado. “El tema para mi está en el capital: ¿quién va a tener el capital de la alimentación ecológica?”. “Para nosotros está claro qué es lo que queremos apoyar, cuál es nuestra misión. Sería terrible que el mercado ecológico acabara en las manos del capital convencional”.

Él conoció a Christian Hiss, director y fundador de RegionalWert (proyecto en el que se basa EcoRegió SL y proveniente de Friburgo), en 2015 en una jornada de la Generalitat de Catalunya en la que se presentaban los tres proyectos internacionales que podían crear más ocupación verde en Catalunya: ¡La Colmena Que Dice Si!, RegionalWert y un proyecto de construcción sostenible americano. Después de haber hablado juntos, Christian Hiss propuso a Oriol como representante del modelo RegionalWert en España. Para Oriol esta experiencia representaba el modelo de economía asociativa vinculada a la transformación social al que quería llegar. Ya había imaginado un proyecto parecido y estaba a punto de conseguir fondos. Además, la experiencia consolidada que tenía RegionalWert con el micro capital, le parecía fantástica (3M€ de 600 personas, invertidos en 20 empresas, creando 150 puestos de trabajo). Para Christian Hiss, no era habitual encontrar a alguien que ya conociera el sector agroecológico y la economía asociativa. El encuentro fue el inicio de una fructífera colaboración.

 

Los primeros tiempos de EcoRegió SL

La colaboración entre Oriol y Christian Hiss incluyó muchos intercambios por Internet y varias conferencias y talleres conjuntos.

Desde EcoRegió SL se empezó haciendo un estudio de viabilidad junto con la Universidad de Girona. Crearon como indicadores la renta y el porcentaje de consumo de productos ecológicos per cápita. Vieron que para alcanzar el mismo mercado que en Friburgo había que trabajar al nivel de toda Cataluña, no solamente de las provincias de Girona y Barcelona (Girona tiene muchos proyectos de agricultura ecológica, Barcelona tiene muchos consumidores de productos ecológicos, pero cada provincia por separado no tiene suficientes “interesados”). Cataluña tiene un ecosistema ideal para empezar. Es posible que con el tiempo se creen grupos más pequeños, llamados Micro-EcoRegió. Estos no tendrían capacidad jurídica pero serían más fáciles de formar y gestionar.

Casi enseguida, Oriol impulsó la traducción del libro de Christian Hiss. Se trata de un punto clave, en Alemania llevan años desarrollando el proyecto y cada vez que crean un nuevo “Hub EcoRegió” ya tienen toda la documentación pública, y la creación es más fácil y rápida. En España era necesario traducir todo el material, estudiarlo y difundirlo.

Cuando se lanzó EcoRegió SL en Cataluña en el año pasado, Ashoka les invitó a presentar el proyecto en Bruselas. Habían identificado este modelo como uno de los 20 que podían crear más ocupación verde en el sur de Europa. Desde Ashoka les plantearon el reto de desarrollarlo de forma global, no sólo en España, y durante los meses de febrero y marzo de 2017 fueron dos veces a Roma y una a Bruselas para trabajar en la internalización del modelo. En esta fase del proyecto ha participado Doris Knickmeyer, joven alemana con una beca EYE, para generar la guía del desarrollo internacional del proyecto.

 

Grandes etapas del desarrollo de la actividad

En septiembre de 2016 ampliaron el grupo promotor. Buscaron empresas e instituciones (universidades, administraciones) para ayudar a la implantación de EcoRegió, sobre todo en Cataluña. El reto era mucho mayor de lo que le parecía a Oriol al principio. El manual de Christian Hiss decía que hacía falta encontrar entre 100 y 200 000 € para crearlo, pero Oriol lo puso en marcha con 20/30 000 €, junto con el estudio de viabilidad.

Ahora en el grupo promotor hay 8 socios d’EcoRegió que han aportado los primeros 100.000€ y 30 colaboradores que promueven el desarrollo principalmente en Cataluña. Quien se ha implicado, acostumbra a estar comprometido con la transformación social.  Encontraron en EcoRegió un modelo que querían apoyar sea profesionalmente o por capital cuando no tenían tiempo ni capacidad de gestión. EcoRegió SL tiene como objetivos de promover EcoRegió como marca, favorecer la implantación de EcoRegiones y asesorar los proyectos que solicitarán aportaciones en capital. Como en Alemania, la SL agrupará las EcoRegiones locales  que se irán montando al nivel regional (en 2017, creación de la cooperativa EcoRegió Catalunya).

Colaboramos también con administraciones públicas e instituciones, algunas son promotoras de MicroEcoRegiones, o colaboran más localmente.

Superados los primeros 100 000 € de capital (aportaciones de Cataluña) se dio inicio a parte del desarrollo global. El reto no sólo era crear EcoRegió en Cataluña sino adaptar el modelo a España (posibilidad de extensión a otras comunidades y a América Latina), generando contenidos en catalán y castellano.

Las aportaciones de capital a EcoRegió SL van de los 2 500 € a los 50 000 €. “Hay algunas personas que están interesadas. Estamos negociando para que se incorporen. También tenemos a 17 personas que están interesadas en hacer aportaciones de menos de 2 500 €. En septiembre/octubre de 2017 abriremos la cooperativa EcoRegió Catalunya donde allí podrán hacer inversiones más pequeñas y más enfocadas no tanto a la promoción del modelo en sí, sino a la micro inversión”.

De momento EcoRegió no ha invertido en ninguna empresa. Tiene contratos de aceleración con 4 empresas de la micro-EcoRegió Ter Gavarres (al lado de Girona): una empresa de transformación del cáñamo en Besalú, una empresa que hace asesoramiento en agricultura biodinámica, una empresa que hace mermeladas y conservas, y una tienda ecológica. Es posible que se incorporen al proceso otras 2. Tres empresas fueron acompañadas el año pasado, sin embargo no acabaron con las condiciones óptimas para invertir. 20 empresas más han sido estudiadas por EcoRegió, pero no reunían los requisitos para invertir. Es importante tomar el tiempo de analizar en profundidad las empresas. Las empresas seleccionadas estarán invertidas por la cooperativa EcoRegió Catalunya a partir de septiembre/octubre de 2017.

 

La propuesta de valor social

Esta propuesta de valor social está abierta a toda Cataluña (EcoRegió Catalunya coop).

– Para los inversores en micro capital:

EcoRegió propone hacer inversiones locales en empresas de agricultura ecológica. “Es un modelo de capital local: inviertes en empresas que te pueden alimentar y que están en tu región”. El capital beneficia a la economía local de forma que se incrementa toda la cadena de valor (producción, transformación, comercialización, servicios). La inversión es global y comunitaria: “no puedes decir: solo invierto en este proyecto”. En Friburgo han invertido inicialmente mucho en agricultura y luego en el resto de la cadena de valor. “Nosotros tenemos muy claro que queremos invertir desde el principio de forma transversal en toda la cadena de valor: comercio, gastronomía y transformación”.

La Generalitat de Cataluña ha abierto una línea de financiación para la creación de fondos de inversión local. Se ha visto en otras regiones que esto puede aumentar la actividad económica de una región solamente por introducir un mecanismo financiero. Con el capital, se esperan dos impactos: por un lado, se generará y se incrementará la actividad económica local y, por otro lado, se contribuirá a la soberanía alimentaria manteniendo la propiedad el sector de la agricultura ecológica en Cataluña.

En Friburgo, 600 personas han invertido 3 millones de euros en 20 empresas. “Han llegado a un modelo de gobernanza muy fuerte”. El ciudadano no sólo aparece como consumidor sino como inversor en micro capital. “Esto es muy potente. No conozco otros modelos como éste”. EcoRegió de hecho puede ser percibido como un fondo de inversión, pero no es lo mismo. Es un modelo hibrido: por un lado, EcoRegió trabaja con inversiones (compromiso mucho mayor que con un préstamo clásico) y, por otro lado, trabaja al nivel local. Es diferente de un fondo de inversión global en alimentación ecológica ya que EcoRegió busca un impacto en el territorio.

 

– Para las empresas del sector de la agricultura ecológica:

Una empresa de alimentación ecológica (con sello oficial o con un plan estratégico de conversión a la agricultura ecológica) que tiene un plan de viabilidad económica puede solicitar EcoRegió una aportación de capital (apertura de su capital social). Primero se genera un proceso de aceleración de 6 meses en el que se analiza su modelo económico, su plan de negocio, su forma de trabajar, sus necesidades en capital y en recursos humanos. “Durante el proceso de aceleración vemos cómo trabaja la empresa, cómo podemos ayudarla, qué valor añadido puede aportar a EcoRegió”. Después de este proceso si la empresa cumple todos los requisitos, se cierra la operación de inversión, o continuamos colaborando sin hacer la inversión. “Colaboramos intensamente con las empresas, pero no pretendemos dirigir”.

“Hay mucha gente que está interesada pero no tiene un plan de negocio desarrollado. Cuando vas al banco a pedir un préstamo, lo que te piden y valoran son garantías. Para nosotros la garantía es el plan de negocio. Ayudamos las empresas a formularlo y las acompañamos para ver si realmente están funcionando, cuál es su evolución. Las primeras inversiones son siempre muy importantes”.

– Para las otras partes:  

“El valor añadido que a mí personalmente me produce una mayor atracción es la capacidad de generar inteligencia colectiva en una región. En EcoRegió, las personas interesadas se pueden involucrar de distintas maneras, no sólo aportando capital económico. Es posible dar tiempo y dedicación, tierras, locales, capital industrial… “Esto nos permite generar una red que yo no conozco en otros sitios”, de personas que comparten los mismos intereses (económico, social y medioambiental). La dimensión comunitaria es una característica del modelo.

 

Cómo funciona

Hay dos tipos de entidades con funciones distintas:

– EcoRegió SL: actividades de asesoramiento y promoción

La SL es la empresa que gestiona la marca EcoRegió, apoya el desarrollo de las comunidades EcoRegió y acelera las empresas. No es la entidad quien recogerá el capital, sino las cooperativas regionales. El modelo de gobernanza de Alemania no es una persona un voto, sino una ponderación de la aportación de capital con un mínimo de 2 500 € y un máximo de 50 000 € para que no haya una persona que tenga el control de la empresa (se puede aportar más de 50 000 € pero sin tener más votos), y un máximo del 20% de los votos.

– EcoRegiones cooperativas: actividades financieras

“Los ciudadanos tendrán mayor participación una vez que permitamos aportaciones menores de micro capital al nivel de las cooperativas (en Catalunya coop: 100 € mínimo). Nos parecía interesante que la empresa SL que tiene como objetivo el desarrollo de la EcoRegió tenga un enfoque más profesional y reservar el ciudadano para las actividades específicamente regionales”. Los ciudadanos que invertirán y las empresas invertidas participarán de la misma empresa. EcoRegió Catalunya coop estará creada en septiembre/octubre. De allí, se podrán crear más cooperativas regionales. Cada EcoRegión pagará una cuota a EcoRegió SL.

 

“Es un trabajo intenso en el que DynamisLab da mucho apoyo. En cada tarea tenemos ayuda. La red de Dynamislab para empezar fue fundamental, y nos ha permitido crecer. Ahora tenemos el conocimiento y la experiencia en agricultura ecológica y gestión empresarial para asegurar que estamos enfocados en empresas rentables, y luego la promoción, difusión, gestión de proyectos”.

La promoción es una parte importante de los gastos, se hace en colectivo (networking personal y muchas presentaciones). “Hacemos muchas presentaciones allí donde nos invitan o las creamos para atraer más público: colaboramos con diferentes ferias, redes sociales… Es un trabajo de titán”. Una nueva página Web está en preparación.

“Utilizamos una metodología de gestión de proyectos que se llama Scrum (viene del software). Este método permite la planificación intensiva del trabajo, de 3 a 6 meses. Con esta planificación podemos hacer reuniones de seguimiento de proyecto, estas son mensuales o semanales. Podemos diseñar todas las tareas que hay por hacer y en cada reunión podemos informar de qué se ha hecho. Cada miembro que tiene tiempo y ganas puede comprometerse en desarrollar una acción concreta o hacer gestiones”. Cada proyecto tendrá su propio plan de trabajo concebido por el gerente de la empresa y los asesores para mejorar la gestión empresarial.

La inversión no tiene un plazo fijo de recuperación, no se puede saber en cuantos años se recuperará. Es posible vender sus participaciones a cualquier persona. “Pero tampoco somos la bolsa!”.

En Friburgo, en las 20 empresas en las que se ha invertido, la inversión mediana es de 200 000 €. Si la empresa factura 14 millones de euros, 200 000 € representa una parte mínima del capital. En el caso de las tiendas, el modelo de inversión es: 30% aportados por el emprendedor, 30% por EcoRegió y 40% por el distribuidor. “La voluntad de EcoRegió no es controlar el total de las empresas sino apoyar el talento”.

 

Gobernanza, partes implicadas asociadas a las actividades

Para funcionar, EcoRegió SL cuenta con:

– un grupo promotor: inversores fundadores (proponen las empresas)

– un consejo asesor: socios inversores, personas que quieren aportar competencias y empresas que estarán apoyadas (firman un convenio, reuniones mensuales de seguimiento de los avances del plan de acción + grupos de trabajo semanales)

– un comité gestor: más parecido a una junta directiva

– una asamblea general: socios inversores (reuniones cada 3 o 4 meses donde se presenta la memoria, las cuentas y el presupuesto)

 

En el consejo asesor, hay 10 personas y 2 universidades (campus de alimentación UB y campus Smart City en Barcelona UAB). “La guía de implantación de EcoRegió les gustó y conseguimos su implicación”. También porque DynamisLab llevaba muchos años trabajando en el sector. Su compromiso es promocionar y desarrollar EcoRegió, ayudar a la identificación de empresas o de personas que quieran participar, y asesorar a las empresas que participan. “Con el campus de alimentación de Barcelona durante un año y medio hemos preparado un proyecto de innovación gastronómica que ahora está en fase de aprobación”. De forma general, cada miembro del consejo asesor firma un convenio y se compromete a participar en la identificación, selección y formación (mentoring) de los proyectos, también en la promoción de EcoRegió. “Para paricipar en el consejo asesor, hay un proceso de selección”.

Se aprueban las decisiones por unanimidad. En el futuro, si hay debate, habrá una ponderación según las aportaciones de cada uno de los socios. Se podrá aportar más de 50 000 € pero sin tener más votos.

EcoRegió SL cuenta con otras partes implicadas:

– las micro EcoRegiones: tienen su propia gobernanza local, plan de trabajo y frecuencia de reuniones

– no son otra parte, son los miembros…

– las empresas aceleradas

– los colaboradores técnicos: pueden aportar, por ejemplo, conocimientos en agricultura biodinámica o en el área geográfica de l’Empordà, los dinamizadores de agricultura ecológica, las instituciones o administraciones públicas.

 

Por ahora son más de 550 las personas que participan en el proyecto, como simpatizantes o como colaboradores activos.

“El modelo de las micro EcoRegiones nos permite vincular de una forma más intensa la implicación de los consumidores, ciudadanos, profesionales y de las administraciones en la gobernanza. Es muy complementario al desarrollo de toda la EcoRegió”.

EcoRegió SL tiene varias colaboraciones con la investigación: SEFORIS innovación y emprendimiento social, Campus de alimentación, Campus de Smart City, todos ellos en Barcelona; el ISEC en Córdoba, y la escuela de negocios LUISS, en Roma. “Es un caso de estudio para los investigadores, pero nuestro trabajo no es la investigación, no somos una academia”.

Una de las 26 líderes de opinión de IFOAM (Federación internacional de movimientos de la agricultura ecológica), responsable de Francia y España, ha escogido EcoRegió como proyecto que puede tener un impacto global importante para la agricultura ecológica. También se presentó el proyecto en School of Youth delante de emprendedores de Gambia, Ghana, Suecia, Alemania, España y Nueva Zelanda interesados en el modelo.

 

Gastos y fuentes de ingresos

EcoRegió SL, como empresa, tiene una actividad financiera. Los ingresos dependen de los beneficios. No es como el modelo de la banca ética como Coop57 que tiene intereses fijos sobre los préstamos y ofrece ingresos bajos pero regulares.

“Ahora hemos reunido 98 000 € de capital de aportaciones privadas, 20 000 € de capital público y tenemos el proyecto de innovación gastronómica 260 000 € que esperamos que se apruebe. Con estas cifras que tenemos ahora, nos gustaría llegar al final del año a otros 100/200 000 € en inversiones particulares. La idea es ir ampliando el número de empresas invertidas. Los primeros 100 000 € nos han costado mucho, 2 años prácticamente. Yo creo que a partir de ahora va a ser más fácil. Los que invirtieron hace dos años, prácticamente invirtieron en la idea o en mí personalmente. Confiaron que esto funcionara. Sólo teníamos 10 páginas escritas. Ahora ya hay empresas asociadas, instituciones potentes, una madurez mucho más desarrollada. Por una parte, todavía es una idea (no somos una fábrica, un supermercado, no nos pueden tocar) pero mucho más desarrollada”.

Los principales gastos son de personal para asesorar las empresas, y de la promoción. La viabilidad del modelo económico dependerá de cómo evolucionarán los proyectos invertidos y de si hay suficientes inversores.

 

Tensiones o dificultades y su gestión

– Una de las principales dificultades es encontrar el capital. “Si en vez de 2 años, hubiéramos tardado 6 meses en colectar los primeros 100 000 €, hubiera sido mejor”.

– Personas que quieren recuperar sus aportaciones por motivos personales. “En un año hemos devuelto 8 000€”“En Friburgo no ha habido ninguna devolución”.

– El caso de los inversores agresivos. “Ellos pueden poner 50 000 € y más… Exigen su incorporación el consejo asesor y que les compremos sus servicios, o piden dejar la dimensión ecológica, prescindir de  RegionalWert para tener mayor rendimiento financiero… Es casi una OPA). Se decidió que se le devolverían sus aportaciones o que no se aceptarían. Las instituciones también pueden ser agresivas.”

– Otra dificultad es el idioma. “Christian Hiss es alemán, y habla poco inglés por lo que los documentos de RegionalWert están todos redactados en alemán. El documento traducido y los intercambios corrientes se hacen en catalán, pero hay personas que sólo entienden el castellano… o solo el inglés. Así que tenemos, guías, presentaciones, folletos, en catalán, castellano y en inglés”.

El riesgo: la gran diferencia entre un préstamo y una inversión es que si la empresa invertida quiebra, los inversores pueden perder mucho dinero. “Pero la ventaja es que en el sector ecológico, si la empresa es próspera, los crecimientos mínimos de dividendos son un 3% hasta un 17% o más”. “La garantía que tienen los inversores es el plan de negocio y el asesoramiento propuesto. Hemos preferido tardar más en lanzar el proceso de inversión pero estar más seguros, con mucha cautela para no tener riesgos innecesarios.” “Otra seguridad es el modelo EcoRegió: se invierte en toda la cadena de valor para generar beneficios con impacto social y medioambiental. Hay suficientes ojos para detectar si hay una dificultad. Tenemos acceso a cierto control en el resto de la cadena de valor por si una empresa se convierte en un peligro. Si inviertes aisladamente no tienes esta capacidad de reacción”. Además, “con EcoRegió, las inversiones no están en la misma cesta, sino en diferentes empresas. El riesgo está repartido. Si hay una dificultad, no está el empresario o el inversor sólo, hay una comunidad que le puede apoyar y facilitar la resolución del problema. Esto es muy importante!”

 

Medición de impacto

Hay una valoración del impacto generado por las empresas invertidas, no sólo al nivel económico. En efecto, éstas tendrán que producir un informe anual de seguimiento que incluye 64 indicadores de medición del impacto social, económico y medioambiental (lista en anexo). José Oreste está haciendo un doctorado con en ISEC de Córdoba sobre los indicadores de transformación social aplicados a la agricultura biodinámica. Colabora con EcoRegió (está en el consejo asesor) y su trabajo está vinculado a la asociación de agricultura biodinámica de España. Su reto es incorporar los componentes sociales y económicos a la certificación internacional Demeter que valora sobre todo el proceso agrícola en agricultura biodinámica. Está en la fase de diseño de los indicadores.

 

Perspectivas de evolución o de desarrollo

“En los próximos 5 años queremos llegar a 3 o 5 millones de euros, que habremos invertido en 20/25 empresas, aumentar el número de ciudadanos implicados (800), y la intensidad con la que se implican para fortalecer la cadena de valor. Si no alcanzamos estos avances, alguien más lo hará”. “En el gráfico de evolución de Friburgo, ellos han llegado a 20 empresas. Es el ecosistema al que queremos llegar”.

Oriol también quisiera que se desarrollaran EcoRegiones en Madrid, Valencia, la Rioja, Aragón, las islas Baleares… “Mi motivación, cuando empecé a implantarlo en Cataluña, no era solamente hacerlo para Cataluña”.

Con el proyecto de innovación gastronómica, la idea sería contratar a dos personas con la SL: un gerente financiero y un coordinador técnico. Oriol seguirá haciendo la coordinación global.


De forma complementària a l’entrevista us recomanem el vídeo d’Esther Díaz, on presenta EcoRegió i el seu vincle amb la sostenibilitat del sistema alimentari, fent un anàlisis crític de les oportunitats i frens en el seu desenvolupament.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deixa un comentari